sábado, 31 de agosto de 2013

Nostalgia

Hay quienes dedican su presente a recordar un pasado que ya no tiene futuro.
Félix Velasco - Blog

domingo, 25 de agosto de 2013

¡Resistiré!

video
Cuando pierda todas las partidas
cuando duerma con la soledad
cuando se me cierren las salidas
y la noche no me deje en paz.

Cuando tenga miedo del silencio
cuando cueste mantenerse en pie
cuando se rebelen los recuerdos
y me pongan contra la pared.

Resistiré para seguir viviendo
me volveré de hierro
para endurecer la piel
y aunque los vientos de la vida soplen fuerte
como el junco que se dobla
pero siempre sigue en pie.

Resistiré para seguir viviendo
soportaré
los golpes y jamás me rendiré
y aunque los sueños se me rompan en pedazos
resistiré, resistiré.

Cuando el mundo pierda toda magia
cuando mi enemigo sea yo
cuando me apuñale la nostalgia
y no reconozca ni mi voz.

Cuando me amenace la locura
cuando en mi moneda salga cruz
cuando el diablo pase la factura
o si alguna vez me faltas tú.

Resistiré para seguir viviendo
me volveré de hierro
para endurecer la piel
y aunque los vientos de la vida soplen fuerte
como el junco que se dobla
pero siempre sigue en pie.

Resistiré para seguir viviendo
soportaré
los golpes y jamás me rendiré
y aunque los sueños se me rompan en pedazos
resistiré, resistiré.
Dúo Dinámico
Félix Velascoc - Blog

sábado, 24 de agosto de 2013

Está pasando un marino

Uno de los mejores fondeaderos del Mediterráneo: cielo azul, agua de color esmeralda y una larga franja de arena que protege de los levantes que soplan en verano. Un lugar seguro y tranquilo, donde hoy el mar apenas se ve rizado por una brisa suave. Fondeados a este lado de la barra hay innumerables barcos. Algunos son de gran eslora: con los prismáticos identifico el Mata-Múa de la baronesa Thyssen, el hermoso casco negro de la goleta Black Wood y ese otro grande y espantoso del millonetis ruso, no sé cómo se llama ni me importa, que se parece a un portaviones o a un monstruoso submarino. Por supuesto, hay banderas y matrículas de conveniencia a granel: Jamaica, Antigua, Jersey, Chipre, Gibraltar y otros paraísos fiscales. No faltan megayates saudíes o kuwaitíes con helicóptero a bordo y señoras sin velo, muy poco musulmanas de pinta, tomando el sol en la toldilla. Por mi popa hay un magnífico buque escuela holandés con aparejo de fragata, flanqueado por un enorme velero de alta tecnología y por una bellísima goleta inglesa de líneas finas, blanca y elegante como un ave marina.
El sitio es perfecto. Suelo echar el ancla aquí en cualquier época del año, al comienzo o al regreso de algún viaje, por lo confortable del sitio. El fondo de arena limpia, sin algas ni piedras, permite largar el ancla con seguridad -la mía es una sólida y pesada CQR, con una Danforth para engalgar en caso necesario-, bastando treinta metros de cadena en cuatro o cinco de sonda para alejar el temor de que garree por el viento o la marejada. No todos los barcos que hay aquí son lujosos, por supuesto. El mío, un velero aparejado de cúter, no lo es. Tampoco lo son varios de los que tengo cerca, borneando suaves con la brisa: algún catamarán francés, veleros o yates a motor de esloras medias con bandera española, inglesa, holandesa, portuguesa, italiana. Tras veinte años de navegar con mi propio barco, algunos resultan viejos conocidos. Cerca está elMapache del griego Ageitos, y algún otro con mucha costra de sal marina en la memoria; entre ellos un caballero anglosajón de cierta edad que siempre fondea aquí por las mismas fechas, los quince primeros días con una amante guapa que suele tomar el sol desnuda, y los quince siguientes con su legítima esposa. El resto de barcos menores, en su mayor parte, lleva a bordo a embarcados de verano: familias con críos que salpican en el agua y gritan jugando, motoras con chicas tostándose en colchonetas, amigos de barriga cervecera en plan Paco y Manolo. Precisamente una de las principales diversiones de lugares como éste es observar las maniobras de fondeo de los navegantes inexpertos: sus enredos de ancla y cadena y los borneos criminales sobre el barco más cercano. Otra, mirar con los prismáticos a los endomingados de los yates más grandes que, al caer el sol, embarcan en las zodiacs vestidos con sus mejores galas para que les peguen un sablazo mortal en el sofisticado y carísimo restaurante de la playa.
El caso es que estás en todo lo que cuento, mirando los yates lujosos y a los elegantes listos para ir a tierra, y a los domingueros que intentan desenredar su fondeo del vecino, y las dos pavas con aire de putón bolchevique que se doran cerca, en la motora del fulano con bandera rusa que tiene la música a toda potencia, cuando en mitad de ese tinglado que sólo tiene que ver con el mar en el hecho indudable de que allí hay agua, aparece navegando muy despacio, traído por el levante suave, un pequeño, viejo y ruinoso velero de madera con la pintura desconchada y las velas descoloridas por el sol, que navega con todo el trapo arriba, foque, mayor y escandalosa henchidos con la brisa por el través, y a bordo un fulano medio desnudo muy flaco y quemado por el sol, de pelo revuelto y barba gris, que ajeno a todo navega lentamente entre los megayates y los domingueros y cuantos estamos allí, tranquilo, impasible, una mano nudosa y descarnada sobre la caña del timón, mirando hacia un horizonte que, sea cual sea, nada tiene que ver con este fondeadero ni con quienes lo ocupamos. Y mientras el pequeño velero y su patrón pasan despacio, majestuosos en su soberbia y callada lentitud, los niños dejan de gritar y salpicar en el agua, y los ricachones de los grandes yates enmudecen, y las chicas de la motora levantan la cara y miran, alertadas por el silencio, y hasta la música del rufián que las trajina parece amortiguarse unos instantes. Y quienes saben mirar a los hombres y sus barcos sonríen con admiración y respeto, porque comprenden que está pasando un marino.
Arturo Pérez-Reverte
Félix Velasco - Blog

El bumerán

El independentismo está creando problemas de imagen a los catalanes.
Viven en Bilbao. Como miles de vascos silentes, son moderados y les carga un poco lo de la homilía nacionalista hasta en la sopa. A pesar de los arañazos de la crisis, conservan buenos empleos, así que se acaban de regalar con un crucero por el Mediterráneo, una de esas rutas que zarpan de Barcelona y husmean el Egeo. En el barco navegaban pasajeros de varios países. Pero pronto confraternizaron con otras parejas españolas. Es inevitable: compartes idioma, complicidades y temas de conversación (un austríaco tiene la dicha de ignorar quién es Bárcenas). Pero no todos los españoles de a bordo se sumaron a la peña. Una de las parejas, a la que calaron en seguida como de aquí por su innegable pinta de españoles, les respondió en catalán y con sequedad al intentar trabar conversación. En días sucesivos, esa pareja hizo un esfuerzo patente por evitar al resto de los españoles. El clímax llegó con las excursiones en tierra. Para no coincidir con sus detestados compatriotas, la pareja apartheid se enroló en la excursión con guía en inglés. Mis amigos cuentan la anécdota enojados. Por desgracia, y erradamente, la han convertido ya en causa general contra los catalanes.
Otro amigo acaba de viajar a la Costa Brava. Su entusiasmo estival se nubló al toparse con una gigantesca bandera independentista en el umbral del pueblo al que iba. ¿Apetece viajar a un lugar donde te excluyen? En plena pulsión con Gibraltar, ERC, cuyos diputados cobran del Congreso, sede de la soberanía nacional, se ha dedicado a jalear a los llanitos frente a los españoles. ¿Tiene un catalán más puntos en común con un gibraltareño, como pretende Junqueras? Claro que no. Pero se trata de epatar, molestar. Que no pase un día sin clavar el aguijón. En la clausurada plaza de toros de Barcelona se ha rodado una película extranjera. El director quería recrear una corrida. Como en Cataluña los toros han sido prohibidos por recordar demasiado a España, el poder local llegó al ridículo de obligar a que se rodase con bueyes. En la fachada del palacio del Ayuntamiento de Barcelona lucía, ¡desde 1840!, un relieve del catalanísimo escultor Celdoni Guixà. Ha sido retirado, porque en la pieza rezaba «Plaza de la Constitución». Anatema.
CiU y ERC están reventando siglos de admiración por Cataluña, que era el espejo de prosperidad donde nos mirábamos. La mayoría de la población catalana está –todavía– contra la independencia. Pero la bordería nacionalista hacia España se ha erigido en voz de una sociedad callada, a la que se adoctrina desde los onerosos medios públicos y desde los subvencionados. Como el insulto es un bumerán, ahora es en el resto de España donde empiezan a cundir el hartazgo y la sensación de incomprensión. La sociedad civil catalana, tan sensata, debe frenar esa espiral de ofensas hacia sus compatriotas, unos vecinos que empiezan a parecer aceptables para Cataluña solo cuando se puede hacer negocios a su costa.
(Pasatiempo estival: ¿Saben dónde renta la mayoría de la energía de los embalses gallegos, cuyas concesiones, fijadas por Franco, no expiran hasta el 2040? Pues lo han adivinado: en Cataluña. Y está bien. Pero por una sola razón: porque todos somos españoles).
Luís Ventoso
Félix Velasco - Blog

domingo, 18 de agosto de 2013

Y todo cambia

Hay momentos en que la vida cambia en un instante. Hay ocasiones en que lo que parecía imposible se hace realidad. No hay efecto sin causa. Todo sucede por una razón. Todo ocurre a su debido tiempo.
Félix Velasco - Blog

jueves, 15 de agosto de 2013

Así Cámeron como Brown

En Derecho Internacional, los actos unilaterales de los Estados, ya sea por acción o por omisión, tienen especial relevancia como fuente normativa. David Cameron y la experimentada diplomacia británica lo saben. Por eso la usurpación territorial por parte de Gibraltar, que hoy denuncia ABC con pruebas gráficas, en un contexto de agresiones diarias, alcanza una gravedad inusitada. El Peñón, que gobierna un Beni de Cádiz con pasaporte gibraltareño, consigue ganar terreno al mar con rellenos de tierra procedentes del mismo suelo español que dice despreciar y sin mayor título legal que el que le otorga una infalible jurisprudencia: porque me da la gana.
Quizá se refería Cameron a esta política de hechos consumados, en la que sus ahijados los llanitos son especialistas –en versión hormigón, gasolina ambulante o tierra al agua–, cuando decía hace unos días que no descartaba «medidas sin precedentes» para doblarle el pulso a Rajoy. Es posible que Gordon Brown, uno de los antecesores de este «premier» con cara de yerno bueno, le haya telefoneado para contarle que a los españoles que gobernaban cuando él estaba en el 10 de Downing Street, fue fácil llevarles al huerto de la diplomacia internacional. Se refería el exmandatario laborista a esa legendaria pareja compuesta por Zapatero y Moratinos, devotos de la política del desistimiento, que apadrinaron un «foro trilateral de debate», auténtico precedente de la situación actual. Allí donde un Gobierno democrático permitió sentarse a la misma mesa a los forajidos y a los representantes de un Estado de Derecho. Algo parecido a una mesa de negociación internacional donde, por ejemplo, tomaran acomodo Obama, Hollande y el entrañable Sánchez Gordillo, dedicado en sus ratos libres de sobrevenido estadista a robarle la merienda a Barack, con la misma destreza con que despluma yogures de los supermercados.
Pues lo mismo sucedió en los años del zapaterato. Años en los que se tiraron por la borda los avances sobre la cuestión gibraltareña que cosechó la empática pareja Aznar-Blair, etapa vergonzosamente cuestionada por el PSOE, que luego se bajó los pantalones hasta los tobillos. Por entonces los socialistas se dedicaban a denunciar la reparación de submarinos nucleares en el Peñón mientras, simultáneamente, la Junta socialista de Andalucía y los alcaldes de la zona miraban hacia otro lado con ocasión de los vertidos del «New Flame».
Afortunadamente aquellos años de impostura parecen haber pasado al desván de lo peor de nuestra política. Rajoy dijo en Palma que su Ejecutivo se reserva todas las medidas necesarias para defender los intereses de España. En ese camino estamos. Quizás el Reino Unido y sus sucedáneos gibraltareños prueben ahora una medicina imbatible: la reciprocidad.
Mayte Alcaraz
Félix Velasco - Blog

martes, 13 de agosto de 2013

Pachamama

Pachamama del aimara y quechua pacha: tierra y también "mundo", "cosmos"; mama: madre -es decir "Madre Tierra" es el núcleo del sistema de creencias (pre-incas) y de actuación ecológico-social entre los pueblos indígenas de los Andes Centrales de América del Sur.
Representa a la Tierra, pero no sólo el suelo o la tierra geológica, así como tampoco sólo la naturaleza; es todo ello en su conjunto. No está localizada en un lugar específico, pero se concentra en ciertos lugares como manantiales, vertientes, o apachetas. Es una deidad inmediata y cotidiana, que actúa directamente, por presencia y con la cual se dialoga permanentemente, ya sea pidiéndose sustento o disculpándose por alguna falta cometida en contra de la tierra y por todo lo que nos provee.
Los quechuas, los aymaras y otras etnias de la región andina, realizan ancestralmente ofrendas en su honor, sacrificando camélidos para derramar su sangre. Entre otros objetos se ofrecen hojas de coca, conchas marinas mullu y sobre todo el feto de la llama, según una creencia para fertilizar la tierra sin que faltara jamás la cosecha, este tipo de ofertorio suele llamarse en los Andes centromeridionales "corpachada".
Félix Velasco - Blog

sábado, 10 de agosto de 2013

Mi cumpleaños


El cumpleaños llega de nuevo como cada año, puntual, sin falta, sin prisa, a la misma hora. Una vez más constato la realidad estadística que demuestra que las personas que celebran más cumpleaños... viven más tiempo.
Hoy comienzo otra etapa más, no sé que me deparará, pero no lo voy a dejar al azar, en la medida que ejerciendo mi libertad pueda influir y transformar mi entorno.
Ha pasado un año más en el que he tratado de "eliminar" los sueños de mi vida, consiguiendo que se hiciesen realidad. No siempre ha estado en mis manos cambiar una situación de sufrimiento, pero siempre he podido escoger la actitud con la que afrontarlo.
He procurado no "pasar" el tiempo, sino "utilizarlo", porque es el único bien que realmente poseo, no he quedado atrapado en el pasado, ni anclado a algo que no me permita continuar evolucionando hacia el futuro. Convirtiendo sueños en realidad he dejado espacio para crear nuevos sueños y esperanzas.
Nunca me ha importado mucho el concepto de edad; de hecho, muchas veces se me olvida la que tengo y me veo en la necesidad de hacer cuentas para averiguarla. Lo que realmente importa en la vida son nuestras pequeñas acciones para con los demás.
Ha sido un año en el que se han ratificado y reforzado vínculos, cariños y amistades, así como un tiempo para conocer gente interesante con la que poder hablar, reflexionar y compartir.
Sumo y asumo lo vivido, lo que he logrado y lo que me falta por hacer, convencido y redescubriendo que una sola persona puede cambiar muchas cosas.
Desde hace tiempo digo, sin miedo al "qué dirán", lo que pienso, aunque mi criterio sea diferente a la opinión general. Procuro hacer lo que considero correcto, sin temor al fracaso. Afronto lo desconocido con ilusión y espíritu de aventura,… pues cuento con la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos.
Viajar me ha permitido expandir horizontes, aumentar conocimientos, acumular experiencias, conocer otras costumbres, fotografiar e inmortalizar"instantes",... en definitiva, crecer y no contagiarme de en un provincianismo fagocito que pudre ideas, esperanzas y enfrenta personas.
Leer ha mejorado mi vida profesional, espiritual y social, desarrollado habilidades de comprensión, retención y crítica, evitando ver las situaciones con la mente cuadriculada y permitiendo hacerlo de forma poliédrica y creativa. Al mismo tiempo relaja y da agilidad mental, muy necesaria para la toma de decisiones.
Tengo la edad en que las cosas se miran con mas calma, pero con el interés de seguir creciendo y disfrutando serenamente con cada amanecer. Es emocionante vivir este tiempo de grandes cambios, y he decidido caminarlo sin correr, sin prisas, apostando por el futuro, siguiendo con alegría el sendero que yo mismo trazo, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos. Sin desanimarme por los obstáculos, mirando al frente y tratando de ser una buena persona.
He reconocido viejos errores, rectificado caminos equivocados y atesorado los éxitos conseguidos.
Doy gracias por estar rodeado, en mi pequeño mundo, de personas que aportan algo a mi vida todos los días, convirtiéndolos en momentos especiales.
Félix Velasco

viernes, 9 de agosto de 2013

Saber ser y saber estar

Nunca subestimes la importancia de "saber ser" y de "saber estar" porque cuando menos te lo esperas, el detalle más insignificante puede causar un efecto en cadena que cambie el rumbo de tu vida.
Félix Velasco - Blog

jueves, 8 de agosto de 2013

Envidia

La envidia es la religión de los mediocres. Los reconforta, responde a las inquietudes que los roen por dentro y, en último término, les pudre el alma y les permite justificar su mezquindad y su codicia hasta creer que son virtudes y que las puertas del cielo sólo se abrirán para los infelices como ellos, que pasan por la vida sin dejar más huella que sus traperos intentos de hacer de menos a los demás y de excluir, y a ser posible destruir, a quienes, por el mero hecho de existir y de ser quienes son, ponen en evidencia su pobreza de espíritu, mente y redaños. Bienaventurado aquel al que ladran los cretinos, porque su alma nunca les pertenecerá.
Carlos Ruiz Zafón (El juego del ángel)
Félix Velasco - Blog

miércoles, 7 de agosto de 2013

Sueños y derrotas

Nadie está a salvo de las derrotas, pero es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños, que ser derrotados sin saber siquiera por qué se está luchando.
Félix Velasco - Blog

sábado, 3 de agosto de 2013

Se nos reparten

La libertad nos permite decir sí o no basándonos en nuestras convicciones, tomar decisiones valorando otras opiniones sin dejarnos condicionar por ellas, sopesar situaciones, reflexionar y actuar de forma madura y responsable.
Sin embargo políticos y periodistas, entre otros, asedian y arremeten, de forma sistemática, contra el individuo (según ellos por su bien) para que abrace las ideologías que les sustentan.
Al sistema no le interesan seres libres, con poder de decisión personal, con voluntad desarrollada, que piensen por su cuenta, actúen y se responsabilicen de sí mismos. Por esto se nos trata de manipular emocionalmente en todos los aspectos, social, político, mediático, publicitario,...
La mentira, la difamación, la calumnia, la exageración,... no son medios lícitos para hacerse con el poder, vender más periódicos o alcanzar oscuros intereses personales.
Félix Velasco - Blog