domingo, 30 de noviembre de 2008

¿Libertad de expresión?


El diario El Mundo relata cómo desde la administración catalana se está llevando hasta el extremo la política lingüística. El último afectado ha sido un mosso, cuyo único delito fue redactar en castellano unas diligencias policiales.
Según explica el diario, el agente fue obligado a traducir al catalán el documento, que había escrito en un primer momento en castellano. Sin embargo, no pasó al catalán la portada del escrito. Un motivo que ha resultado suficiente para que el director general de la Policía catalana haya decidido sancionarle por "una falta de carácter grave" al considerar que desobedeció a un superior.
En concreto, la sanción implica una suspensión de empleo y sueldo de tres meses, su traslado obligatorio a otro destino y la posible rebaja de su salario. Un portavoz de la Policía catalana declaró a El Mundo que con esta sanción se tiene en cuenta que, al parecer, no es la primera vez que el agente se niega a redactar sus escritos en catalán.
Según explica el diario, todo comenzó en 2007, cuando el mosso instruyó las diligencias relacionadas con la detención del director de una sucursal de Caja Madrid. Redactó el escrito en castellano, y en un primer momento, no tuvo ningún problema. Sin embargo, la adición de unas diligencias también en castellano llevó al jefe de la unidad a ordenarle que tradujera al catalán todo el texto.
El mosso pidió que dicha orden fuera por escrito, y así fue. Según cuenta El Mundo, le llegó el mandato de que "los documentos que redacte como funcionario del cuerpo (…) dirigidos a residentes en el ámbito lingüístico catalán los haga en lengua catalana, sin perjuicio del derecho de los ciudadanos a recibirlos en castellano si lo piden".
El agente amonestado acabó acatando la orden pero olvidó la carátula y algunas diligencias. En la resolución contra el mosso, se le advierte que "no se puede olvidar que la obediencia, la disciplina y el sentido del deber son las cualidades que definen y distinguen a una institución armada".
Ciudadanos criticó este domingo la decisión de la Consejería de Interior de sancionar a un mosso por no usar el catalán y consideró que el castigo es una "persecución política e ideológica absolutamente intolerable e inconstitucional".
El diputado en el Parlamento José Domingo denunció que Interior tiene una "voluntad persecutoria" y quiere "intimidar" al resto de funcionarios. Por ello, pidió la dimisión del consejero, Joan Saura, contra quien presentarán una resolución en el Parlamento y una batería de preguntas sobre el asunto.

1 comentario:

ese oscuro objeto de deseo dijo...

Es triste que ocurran estas cosas , pero , mas triste es consentirlas , si solo uno hace la fuerza , no podeis hacer nada , si muchos la hacen , lo mismo el jefe o comandante o sargento o lo que sea .(Yo de estos terminos no entiendo) Se lo piensa dos veces antes de hacer tal agresion fascista , por que el caso a mi me recuerda al famoso ghetto de Varsovia y sobre todo antes de trabajar su desagrable modo de ver su mundo y su trabajo donde el maldito abuso de autoridad , da miedo, de echo , no se lo creeran mis vecinos de Barcino pero a mi me da miedo ir arriba a ver la belleza de vuestras ciudades si a cambio me van a tratar como un perro. Y no voy a ir , mas que nada por temor , que no catalanofobia ni mierdecitas de esas.Por que no soy asi .Pero tengo temor a que me juzguen por ser quien soy.
Hay que pensar que se pierde mas no arriesgando y por desgracia el pueblo catalan me temo que se ha acostumbrado a que los fustigen sin razon alguna .

Un abrazo.
Adelante.
Una ñ enfurecida y bordesica.

Espero no te moleste pero es lo que veo.